22:00 hasta las 00:00
FAMILIA PORRINA

FAMILIA PORRINA

FAMILIA PORRINA

El tronco familiar inmenso de Porrina de Badajoz es el que inspira este espectáculo inédito para el Festival Flamenco Fado Badajoz. El primer gran profesional del cante extremeño fue José Salazar Molina, ‘Porrina de Badajoz’, el que puso el flamenco extremeño en el mapa. El patriarca de una estirpe de cantaores, bailaores y músicos de raza dejó una extensa saga de grandes músicos que se reúnen en este espectáculo único bajo el título de ‘Familia Porrina’.
 
En las constantes vitales y en la huella que inculcó a su familia, además del amor a su pueblo, a su raza y a su música un vestigio imborrable y estilos que perduran: Fandangos, Jaleos y Tangos. Todo eso y más formará parte de esta noche única de flamenco con una larga lista de artistas, todos ellos grandes artistas.
 
ARTISTAS Y ÁRBOL GENEALÓGICO
 
Al cante:
• Josefa Salazar ‘La Negra’. Cantaora hija mayor de Porrina
• Juan José Salazar ‘El Chulo’. Cantaor. Bisnieto de Porrina
• Antonio Suárez Salazar ‘Guadiana’. Sobrino de Porrina
• Juan Antonio Salazar, voz y guitarra
 
Al baile:
• Antonio Fernández Montoya ‘Farru’, hermano de Farruquito
 
A la guitarra:
• Familia Vargas, Miguel y Juan Vargas
• Juan José Suárez Salazar ‘Pakete’, sobrino de Porrina
 
A la percusión:
• José Suárez Montañés, ‘El Musi’
• Sabu Porrina, al cajón
• Juan Pérez, al piano
• José  Salazar, palmas hijo La Negra y nieto de Porrina
 
No se puede iniciar una semblanza de ‘Familia Porrina’ sin hacer referencia del patriarca José Salazar Molina (Badajoz, 13 de enero de 1924 - Madrid, 18 de febrero de 1977) conocido artísticamente como Porrina de Badajoz  cantante gitano de flamenco español. Consiguió el éxito a los 28 años por las condiciones excepcionales de su voz: velocidad, limpieza, seguridad, musicalidad y eco flamenco, que lo hacían sonar distinto a los demás cantaores. Además de su fuerte personalidad y su intuición e inteligencia para fabricarse todo un marketing con su vestuario, gafas y clavel, que lo hacían reconocible e inconfundible. Hoy en día la ciudad de Badajoz lo recuerda en un monumento situado en la plaza de la Soledad, próxima a la Plaza Alta.
Download App iOS
SINOSECANCELA App
Download App Android