20:30 hasta las 22:45
Proyección LAZZARO FELIZ (Alba Rohrwacher, Italia)

Proyección LAZZARO FELIZ (Alba Rohrwacher, Italia)

1€
LAZZARO FELIZ – Ciclo ‘Cannes en Extremadura’
Lazzaro felice
Italia  	2018		125’
Dirección: Alice Rohrwacher
Guión: Alice Rohrwacher
Fotografía: Hélène Louvart
Música: Terence Blanchard
Reparto: Adriano Tardiolo, Alba Rohrwacher, Agnese Graziani, Luca Chikovani

Cuenta el quehacer laboral y cotidiano de una pequeña comunidad de campesinos que viven y trabajan en una zona llamada La Inviolata. Las tierras y las casas pertenecen a la marquesa Alfonsina de Luna. En este ambiente de campesinos, de gente honrada, que adolecen de comodidades, aletea Lázaro, ingenuo pero dichoso, obediente y entregado a cualquier menester por desagradable que pueda parecer.

2018: Festival de Cannes: Mejor guion (ex aequo)
2018: Premios del Cine Europeo: 4 nominaciones incluyendo Mejor Película
2018: Festival de Sitges: Premio Especial del Jurado, Sección oficial a competición

"¿Quién es toda esta gente?", pregunta uno de los poderosos de sombrero de copa y pelliza al cuello en la mítica Milagro en Milán. "Pobres", le responde el lacayo. Hay algo del espíritu de Vittorio De Sica en Lazzaro Feliz, básicamente una historia de desheredados; miserables descubiertos de golpe en mitad de un gran descampado entre el asombro, la ira y, por qué no, la ternura. Todo ello, en el fondo de un país, de un continente si se quiere, tan perfectamente mágico y extraño como reconocible. Eso o, quizá, la filiación más evidente de este prodigio se encuentre en el penar errático y extrañado de sí mismo de cualquiera de los personajes del mismo Pasolini. Eso es lo que hace el Lazzaro del título. ¿Y quién es este hombre? Quién va a ser, un pobre.

La película arranca con los quehaceres de una familia perdida y aislada en medio de ninguna parte. Trabajan para la marquesa Alfonsina de la Luna. Y lo hacen ajenos a algo tan elemental como el tiempo. No hay más regla que la explotación y la miseria. Pero, y esto es lo que cuenta, sobreviven. También, a ratos, viven, se enamoran, cantan canciones y recolectan tabaco. Todo es contemplado desde los ojos del gran inocente. El Totó de Milagro en Milán es ahora Lazzaro. Atentos al trabajo proverbial de Adriano Tardiolo. Y así hasta que un accidente y un viaje en el tiempo (todo a la vez) acaben con esta Arcadia primitiva, árida y lírica. Que no necesariamente feliz. Lo que sigue discurre en una gran ciudad. La miseria es la misma, pero nada volverá a ser igual.

Con estos elementos, la directora de El País de las Maravillas vuelve a componer un universo tan personal e intransferible como perfectamente compartible. De alguna manera, su mirada (ella a través de Lazzaro) bien podría ser la de cualquiera de nosotros. O mejor, la de la mejor versión de cualquiera de nosotros. El matiz importa. Si en su anterior trabajo la directora construía un mundo sin argumento sólo pendiente de la armonía inestable y sucia de la memoria, ahora, vuelta a empezar, insiste. Pero de forma mucho más honda, mucho más delicada. Cruel y tierna a la vez. (Luis Martínez, El Mundo)
Download App iOS
SINOSECANCELA App
Download App Android